Ruta Victor Català

INICIO -> VÍCTOR CATALÀ -> RUTA VÍCTOR CATALÀ

RUTA VÍCTOR CATALÀ

 

Caterina Albert Víctor Català (L’Escala, 11 de setiembre de 1869 – 27 de enero de 1966), es una de las escritoras fundamentales de la literatura catalana del siglo XX. Cultivó diferentes géneros literarios: novela, narrativa, poesía y teatro. Pero su obra más conocida es Solitud, novela capital de la literatura catalana y europea con la que se consagró como escritora.

Esta ruta empieza en “barri vell” de l’Escala, una ruta que convierte un paseo por el barrio a través de los lugares que inspiraron Víctor Catalày vinculados a esta gran escritora, nacida en l’Escala, con lectura de textos delante de la casa pairal, el interior de la Iglesia de San Pedro, la Playa del antiguo puerto, la Punta, el jardín del Clos del Pastor, el cementerio marinero, la fuente y el lavadero y la ermita de Santa Reparada a Cinc Claus.

Ruta programada sólo para julio y agosto. El resto del año para visitas concertadas previamente.

Precio 5 €/pax   Más información: 972 05 98 23 / 972 77 68 15 infomuseu@lescala.cat


Los valores de Solitud

Los valores de Solitud son indiscutibles y perduran en el tiempo. Fue un best seller en la época y aún se sigue traduciendo y editando. El dominio del lenguaje, la riqueza expresiva y el tratamiento del mundo interior de la mujer en conflicto con su entorno, como hace magistralmente con la protagonista, Mila, convierten Solitud en una obra intemporal que sobrevive a los embates del tiempo por sus valores universales : la rebeldía contra la adversidad para convertirse en un ser libre.

Solitud es la historia de un viaje iniciático, de la transformación espiritual de una mujer para convertirse en más sabia en su soledad, con una total simbiosis con el paisaje. Y todo esto tan bellamente descrito, tan magistralmente expresado, un canto a la libertad con un dominio inigualable del lenguaje y un comprensión infinita del alma humana y del mundo interior de las personas. La historia de la soledad interior y exterior que “cristalizará amargamente en su destino …”

Todo esto unido a la lucha personal de Caterina Albert, la escritora que tuvo que escribir con un seudónimo masculino porque era una mujer, por lo que escribía y por cómo lo escribía, una mujer que no fue suficientemente valorada, tal vez incluso apartada primero por el hecho de ser mujer y luego por la crítica de los contemporáneos por su espíritu libre, una mujer toda pasión, que ponía pasión a todos y cada uno de sus personajes. Sólo alguien que ha sufrido en carne propia la opresión puede escribir como ella lo hace.

Nos podemos imaginar las noches, cuando le gustaba escribir, con los sentidos despiertos para crear una obra tan genial en el antiguo granero, escribiendo y escribiendo, poniéndose en la piel de la Mila, del bondadoso pastor, del maligno Alma, del entrañable Baldiret y del sensual Arnau, creando personajes que se han convertido míticos como la propia montaña, que ella veía enfilando la calle de su casa.

En el sur la montaña del Montgrí, al norte, el mar, protagonista también de narraciones como Mar d’hivern.

Más allá de los valores humanos de la novela, no hay duda de que nos encontramos ante un documento digno de pertenecer al registro Memory of the World por la UNESCO, como el Libro del Sindicato Remença del Archivo Histórico de Girona, de 1448. Este registro incluye los documentos que contienen datos esenciales para la historia de la humanidad o que son obras maestras de la creatividad.

No hay duda de que junto con la Ruta Víctor Català, que estrenamos en 2005, con motivo del centenario de la publicación de Solitud, que forma parte del Mapa Literario Catalán, de la asociación Espacios Escritos. Rutas del Patrimonio Literario Catalán, hemos contribuido enormemente a hacer llegar esta gran escritora a las escuelas y al gran público. Ahora con la creación de los tres Espacios Víctor Català y con la colaboración de la Cátedra Víctor Català agrandar aún más su conocimiento.